Equipo

Alberto Vicente

Chef

La vocación del Chef barcelonés Alberto Vicente bebe de la tradición culinaria mediterránea y familiar. Empezó con 16 años de la mano de su padre, también chef, y tras formarse en diversos restaurantes pasa por Teruel, donde profundiza en el arte culinario de la trufa, que se convertiría en su producto favorito: “Aporta muchísimos matices a los ingredientes más humildes: patata, huevos… y los realza”.

Precisamente, estos ingredientes más sencillos son la base de su recetario: “Me gusta la cocina tradicional puesta al día con una buena presentación y producto bueno. Seleccionamos productos básicos de temporada y luego buscamos su versión más excepcional, por ejemplo, los tomates de Tudela, con su sabor de pueblo y su textura. Me gusta visitar los huertos desde pequeño”. Los ingredientes frescos de temporada son fundamentales para él: “En la cocina, como en la moda, trabajas imaginando la siguiente temporada. Durante el verano ya empiezas a plantear la “colección de Otoño” para poder investigar con tiempo, experimentar…”

Su amor por lo artesano le lleva también a sentir predilección por las técnicas más puras: “Me encanta cocinar con un buen fuego de verdad, por ello trabajo mucho con el horno josper de leña, que aporta interesantes notas ahumadas a platos tradicionales como la sopa de cebolla.”

Sergi Fernández

Food & Beverage Director

La variada formación y experiencia profesional de Sergi le hace tener una perspectiva muy amplia del mundo de la gastronomía. No obstante, su interés principal es la gastronomía tradicional: “Me interesa mucho la historia de las recetas y el saber hacer de las manos expertas. La tradición catalana, en ese sentido, es muy completa.”
Está convencido de que “el lujo es la sencillez. Una humilde patata puede ser un plato estrella siempre que se sepa escoger el mejor producto y prepararla en su punto exacto”. De ahí su interés por investigar los productos de la huerta, “mantener el contacto con la tierra”.
Para él, la clave para que un restaurante sea excepcional “es la consistencia. Tienes que ser uniformemente bueno, para que el comensal confíe en que cuando te visita, nunca le vas a fallar”.